CDMX, 28 de agosto 2023—El director del Sistema de Transporte Colectivo Metro, Guillermo Calderón

Aguilera, aseguró que la operación de la Línea 9 es segura y no existe riesgo para la circulación de los trenes, aunque previamente reconoció que el terreno del tramo elevado se ha hundido alrededor de 80 centímetros.

 Por esa razón, las autoridades del Metro señalaron que tan pronto sea reabierto el tramo de la Línea 1, de Pantitlán a Salto del Agua, será necesario cerrar la Línea 9 para emprender trabajos de rehabilitación, pues saltan a la vista los problemas estructurales entre las estaciones Puebla y Pantitlán.

Durante los trabajos de remodelación de la Línea 1, la entonces Jefa de Gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum, adelantó que la red de las Líneas 2 y 3 también debían ser sometidas a trabajos de rehabilitación debido a que estas también se aproximan al medio siglo en operación.

A finales de agosto de 2023, Guillermo Calderón detalló que entre las principales acciones para contrarrestar los efectos del hundimiento consiste en un reforzamiento metálico que complementa la seguridad de la estructura del tramo elevado que conecta Pantitlán hacia la estación Puebla.

::: Cuándo se construyó la Línea 9 :::

Las primeras tres líneas del Metro (1,2 y 3) fueron inauguradas entre 1969 y 1970 y luego de una constante expansión de la red, la denominada línea café fue puesta en operación hasta 1987 en el tramo que va de Pantitlán a Centro Médico y en 1988 se extendió hasta Tacubaya, con una longitud total de 15.3 kilómetros.

Esto quiere decir que tiene una antigüedad de 36 años mientras que su tramo paralelo de la Línea 1 cuenta con 54 años.

En una conferencia de prensa realizada el 23 de agosto de 2023, el director de este medio de transporte, Guillermo Calderón, explicó que aunque la obra tiene apenas 36 años en operación, específicamente la estación Pantitlán se ubica en una zona lacustre que ha presentado hundimientos diferenciales.

En los últimos meses, usuarios han denunciado la deformación de la estructura del tramo elevado y las vibraciones en los trenes al transitar entre las estaciones Puebla y Pantitlán.

::: La CDMX se está hundiendo cada vez más rápido :::

En la Ciudad de México, asentada sobre antiguos lagos, se tiene registro de 591 puntos de fracturamiento o hundimiento del subsuelo, de acuerdo con la Universidad Nacional Autónoma de México en un artículo publicado el 7 de mayo de 2021.

En la capital mexicana alrededor de 12 sitios presentan deformación crítica, y se encuentran distribuídos en distintas colonias de Benito Juárez, Iztapalapa, Iztacalco, Tláhuac y Xochimilco.

La estación terminal de Pantitlán se encuentra asentada en la alcaldía Venustiano Carranza y de acuerdo con en el Atlas Nacional de Riesgos, la zona presentan un riesgo de hundimiento medio.

El principal factor del hundimiento en la capital mexicana es la extracción desmedida de agua del subsuelo, lo que provoca que las capas de arcilla del antiguo lecho lacustre se compacten ante la presión que ejerce al enorme peso de la zona urbana.

Pantitlán está en la zona que hace varios siglos ocupaba el lago de Xochimilco, y de acuerdo con la zonificación geotécnica realizada por el Instituto de Ingeniería de la UNAM.

El directivo del Metro especificó que en la zona del Metro Pantitlán el terreno presenta un hundimiento de casi 80 centímetros, por lo que será necesario llevar a cabo trabajos de nivelación.

El Atlas de Peligros y Riesgos para la alcaldía Venustiano Carranza establece que los riesgos geológicos en esta zona son las fallas geológicas, hundimientos y grietas de tensión. Las grietas se ubican principalmente en la transición entre el Peñón de los Baños y la zona lacustre.

Los investigadores estiman que en la actualidad las láminas de arcilla debajo de la Ciudad de México ya se han compactado en un 17% y en los próximo 150 años podrían llegar a comprimirse hasta en un 30%

::: Reforzaron la estructura de la Línea 9 :::

En esa zona se colocaron 72 tensores y 22 puntales, “lo cual complementa la capacidad de carga de esa estructura”, informó Guillermo Calderón. Además, en el mismo punto, se llevó a cabo la sustitución de 520 durmientes, 2 mil metros cúbicos de balasto y 120 juntas aislantes, así como la revisión y calibración de tres aparatos de cambio de vía.

“Decirles que tanto la estructura como la operación es absolutamente segura para los trenes y los usuarios. Habrá acciones que emprenderemos y que están en proceso de evaluación. Estamos atentos día y noche, con permanencia de compañeros en vías y señalización”, señaló el directivo.

Calderón adelantó que el Metro, la Secretaría de Obras y Servicios (Sobse) y el Instituto para la Seguridad de las Construcciones (ISC) tomarán una decisión para una intervención de fondo en la zona de Pantitlán.

Renato Berrón, director general del ISC detalló que ya se inspeccionó la zona de Pantitlán a través de un estudio de mecánica de suelos, levantamientos topográficos, así como estudios de la calidad de materiales de la estructura del Metro.

“Es importante que se diga porque el sistema está diseñado, conocemos perfectamente cómo funciona, cómo se liga a la estructura y nosotros estamos seguros de que el Metro puede seguir funcionando sin ningún problema estructural”, concluyó.

Follow Us on Social

Most Read