The Economist, lanza una bonita portada para la colección, escandalazo para los que quieran ser escandalizado, pero lo que este semanario británico empalma en su caratula no es ni más ni menos que la prensa libre, y los analistas serios mexicanos muestran todos los días. 

La fanatizada le compró eso de que sería el mejor encuentro de la historia, que esta selección y su encendido director técnico no eran como los anteriores equipos, que ahora si pasaríamos del quinto partido. Que se agarren las demás escuadras porque estás nuevas piernas anotarían tantos goles que harían gritar al público bueno en las gradas, se acabó la corrupción y compra amañada de jugadores, ningún favor entre amigos ni entre familiares solo los mejores, los más honestos. 

¿Cuántos jóvenes van a votar este seis de junio? ¿A los 29 millones registrados en el 2018 se les sumarán cinco más? ¿Qué es lo que les preocupa a ellos? ¿Qué buscan y qué esperan de lo que viene?